Hemos oído más y más la palabra Mezcal. Los que nacimos en México sabemos que es una bebida que existe desde siempre. No era tan popular cuando eramos niños, pero se escuchaba de su existencia.

Lentamente, con la experiencia de ir caminando los pueblos y las ciudades mexicanas, (pero sin duda más en los pueblos) que fui probando los deliciosos brevajes populares, autóctonos, y hechos por apasionados borrachos casi magos que hicieron vibrar por primera vez mi cuerpo y mi alma con el pulque, el aguardiante, el posh, la raicílla, el bacanora, y muchos más.

En botellas de coca-cola, garrafones de plástico, o cualquier recipiente con tapa hermética, “déjelo reposar en vidrio” te decían los dones; hasta de colores eran, de todos los precios y sabores, muchas veces gratis en compañía de los locales, que estaban entusiasmados, sólo de vernos arder en el calor y el fuego de las espirituosas nacionales.

Así de refrescante México que tiene mucha conexión con su tierra, sus artesanos de bebidas han masterizado a través de generaciones y generaciones como se hacen los más exquisitos sabores, escalas y tipos de bebidas, principalmente con el maguey.

La influencia de la globalización, el interés por México y lo mexicano, trajo a muchos emprendedores con estudios en el extranjero y la apertura mental de integrar la prácticas más sofisticadas de otras bebidas, como el Whisky o el Cognac en otro otros. Hoy en día los procesos por los que el Mezcal que tomamos llega a nuestra mesa ya recoge muchos niveles de especialización, tradición y conocimiento.

Ha sido un placer desarollar Casa Ayala que conecta el gusto por el mezcal, con el compromiso de llevar los beneficios directamente a los productores y sus comunidades.

Con el comercio justo y el respeto a la naturaleza, como la base damos a conocer, no sólo una bellisima parte de la cultura mexicana, sino también devolvemos a las comunidades productoras y cuidamos la sustentabilidad de la producción .

En homenaje al señor Ayala, padre y amigo que ahora sólo nos acompaña en espiritu, celebramos con orgullo y fuego en el corazón que nos regaló el gusto por la buena conversación, el debate y la polémica, pero sobre todo el buen humor.

Por eso con gusto y en su honor, celebramos con los mezcales más exquisitios que a nuestros propios paladares van llegando, y que nos dejamos el corazón y el orgullo en que te sepa rico, en que te ponga contento y en que no te haga daño al día siguiente.

Balcon int - 95x

Puedes conocer las variedades disponibles en; chezayala.com y adquirir ahí mismo tus botellas. Compartiendo el gusto por el mezcal y amor a México.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s